Tesis de la pedofilia, libertad académica, cancelación
Diciembre 31, 2022

Selección de opiniones expresadas sobre el tema en la prensa e información de los medios

Logo El MercurioColumnistas
Miércoles 28 de diciembre de 2022

Pedofilia: Los límites de la investigación académica

Carlos Peña

“Y el principal de esos límites éticos —incluso en esta época descreída— está dado por los derechos humanos que indican que niños, niñas y adolescentes tienen derechos insalvables, entre ellos la indemnidad sexual en sentido fuerte”.
_____________________________________________________________________________

¿Cuartito Azul? Tesis «pedófilas» y cancelación

Por: Miguel Orellana Benado | El desconcierto, 28.12.2022
¿Cuartito Azul? Tesis «pedófilas» y cancelaciónUniversidad de Chile |

Alcancé a leer 120 páginas de la tesis de 2016, y es un texto serio y bien escrito, que tiene estructura y solo fallas menores en su prosa académica. Nada en lo que leí es una defensa de un supuesto “derecho” de los pedófilos a tener acceso carnal con infantes. Por el contrario, es un esfuerzo por distinguir entre la pedofilia, la mera atracción a tales personas, y la pederastia, el acceso carnal a infantes. ¿No es curioso que este escándalo mediático coincida con la época de postulación a la educación superior, ocho años después de la primera tesis y dos de la segunda? Aviso para jóvenes: en YouTube encuentran el tango “Cuartito Azul”.

Estamos viviendo un escándalo mediático relacionado con la pedofilia y la educación en la Universidad de Chile (en adelante, la Universidad). Un par de tesis redactadas en 2016 y en 2020 en la Facultad de Filosofía y Humanidades avalarían la pederastria, es decir, el abuso sexual de personas aún en la infancia. Aunque solo alcancé a leer 120 páginas de la tesis de 2016, no tengo esa impresión. Es un texto serio y bien escrito, que tiene estructura y solo fallas menores en su prosa académica. No logro discernir objeciones académicas a dicha tesis. Nada en lo que leí es una defensa de un supuesto “derecho” de los pedófilos a tener acceso carnal con infantes. Por el contrario, es un esfuerzo por distinguir entre la pedofilia, la mera atracción a tales personas, y la pederastia, el acceso carnal a infantes.

Este escándalo es un ejemplo más de un deporte cada vez más popular en los tiempos que vivimos: lo que pudiéramos denominar “la cacería” del chivo expiatorio. Este último, como se sabe, era una cabra que recibía todos los pecados de Israel en el Templo de Jerusalén y que luego era empujada al desierto por el Sumo Sacerdote. Así se purificaba al Pueblo Elegido. La variante actual es expulsar al culpable, al malo, al réprobo y luego salir a cazarlo por las redes. Se conoce como “cultura de la cancelación”. Para entender este fenómeno, es indispensable tomar distancia de las cosas.

¿Cuál es la peculiaridad, desde el punto de vista filosófico, del nuevo tiempo histórico que estamos viviendo, la era digital? Que nunca el sector dirigente de las sociedades ricas en sentido material había sido tan pobre en sentido espiritual, intelectual o educacional como hoy. Me refiero a los países, como Chile, que se ubican en el 20% más acaudalado de la humanidad. Por el “sector dirigente” entiendo la conjunción de las élites académica, económica, mediática y política, así como su público, la periferia ilustrada. Es decir, la parte de la ciudadanía que sigue el desempeño del sector dirigente motivada por una preocupación por los asuntos públicos.

La pobreza espiritual hace al sector dirigente despreciar tanto la filosofía como la historia, que son las alas con las que se eleva el espíritu. La primera forma para pensar con documentación, rigor e imaginación (en ese orden). Y la segunda forma ciudadanos que conocen y agradecen lo que nuestros antecesores hicieron para que hoy exista todo lo bueno que hay en nuestra sociedad.

En ética, la reflexión filosófica acerca de nuestros actos, prácticas y costumbres, a la luz de la distinción entre el bien y el mal, la situación actual es patética. La teoría más difundida es el maniqueísmo: la tesis que la distinción entre el bien y el mal es idéntica a la distinción entre los buenos y los malos. Los buenos solo harían cosas dignas de aplauso y florecimiento, cuyas consecuencias serían solo buenas. Y los malos solo harían cosas dignas de reprobación, sanción y eliminación cuyas consecuencias serían solo malas. Es una teoría simple y seductora. Con solo aceptar que uno pertenece al bando de los buenos podría enorgullecerse de todo lo bueno que hay en el mundo, sin tener responsabilidad alguna en las cosas malas. Todas íbamos a ser buenas personas.

El maniqueísmo es una teoría simple, pero falsa. Su dificultad es análoga al de la teoría geocéntrica en astronomía. Si la luna, el sol y las estrellas giraran en torno a la Tierra, esa sería la explicación de lo que vemos todos los días y todas las noches, al menos cuando no está nublado. La distinción entre el bien y el mal no es equivalente a la distinción entre buenos y malos. Admito que pudiera haber algunas personas por completo buenas. Todas las culturas elevan a algunos de sus integrantes a tal condición. Tampoco niego que existan algunos malos. Pero la mayoría de los seres humanos no somos ni buenos ni malos. Tenemos días mejores y días peores. Reacciones generosas, pero también mezquinas.

La era digital ha dado un fabuloso impulso al maniqueísmo. Las redes sociales y los medios de comunicación social permiten a muchos practicar la cacería del chivo expiatorio. Es decir, pretender dar examen de “bueno” denunciando como “malo” a un otro que es muy distinto a uno: porque tiene otra orientación política o sexual, porque vive en otra cultura incluso, o en otro tiempo histórico. Parecería que la persona que denuncia al “malo” no tuviera ya nada que mejorar en el ámbito que sí está bajo su control, la conducta propia.

Tal es, en mi concepto, la explicación del escándalo suscitado por las tesis sobre pedofilia en la Universidad. Los medios de comunicación presentan el asunto como si las tesis defendieran el derecho de los pedófilos a tener acceso carnal con menores de edad (sí, a sodomizar). Pero nada, en las 120 páginas que alcancé a leer, me hace ver así la tesis. Se trata de un intento por reflexionar acerca de la atracción que algunos adultos sienten por la cercanía con infantes, sin caer en el simplismo de identificarlos como malos. Y de poner dicha atracción en el contexto de cómo hemos llegado al actual entendimiento de la infancia en términos de un ejemplo de pureza moral asexuada en relación con el principio jurídico de “el bien superior del niño”.

¿No es curioso que este escándalo mediático coincida con la época de postulación a la educación superior? ¿Por qué ahora, ocho años después de la primera tesis y dos de la segunda? Muchos en el sector dirigente y la periferia ilustrada actual ven a la Universidad de Chile como una influencia destructiva. Hasta la propia Universidad desconoce su historia en la forja de nuestra sociedad. Por eso nada tiene de raro que se pueda atacar sin costos la libertad de pensamiento que ella aún protege y que es su esencia. Aviso para personas jóvenes: en YouTube encuentran con facilidad el tango “Cuartito Azul”.

Miguel Orellana Benado
Profesor e investigador asociado en Filosofía de la Moral y el Derecho, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.
__________________________________________________________________________
Miércoles 28 de diciembre de 2022
Logo El MercurioTesis relativas a pedofilia
Miércoles 28 de diciembre de 2022

Logo El MercurioPedofilia y academia

____________________________________________________________

Logo El MercurioEl Mercurio, Jueves 29 de diciembre de 2022

Academia y pedofilia

____________________________________________________________

¿Defensores teóricos de la pedofilia en Chile?

Andrés Kogan Valderrama, 28 diciembre de 2022

La reciente polémica ocurrida en la Universidad de Chile, luego de que se conocieran dos tesis de estudiantes de dicha casa de estudios, en las que se teoriza a favor de la pedofilia, no solo nos debiera horrorizar como sociedad sino también hacernos cargo de las múltiples vulneraciones de derecho que sufren hasta el día de hoy miles de niños, niñas y adolescentes.

De ahí lo importante de no sólo condenar lo ocurrido en la Universidad de Chile y la lamentable declaración de la Facultad de Humanidades y Filosofía(1), relativizando los hechos, sino preguntarnos por qué hasta en sectores supuestamente progresistas, e incluso que se autodenominan como feministas, avalan teóricamente el abuso contra niños, niñas y adolescentes.

Ante esto, buscando miradas críticas al respecto, lo expuesto por la académica Claudia Zapata en las redes sociales(2) nos da ciertas luces de cómo entender esto, al plantear que ciertas corrientes teóricas críticas del disciplinamiento social y del autoritarismo imperante, provenientes del pensamiento posestructuralista francés, han sido usadas para justificar discursos que buscan presentarse como disidentes, pero que en la práctica solo sirven para justificar el abuso.

Es cosa de leer lo aberrante escrito por Leonardo Arce(3), quien explícitamente naturaliza la pedofilia y pone al pedófilo como alguien que debe ser reconocido socialmente, frente a una infancia supuestamente inquieta sexualmente y que seduciría a los adultos, lo que termina por darle un sustento teórico a cualquier persona que quiera abusar en cualquier momento y lugar, dentro de una asimetría de poder que debiera ser evidente para cualquiera.

A su vez, lo más preocupante de todo es que lo escrito por Arce fue dirigido y avalado por la académica Olga Grau, quien no solo ha tenido una larga trayectoria en los estudios de género e infancia, sino que se presenta como referente en materia de defensa de los derechos de niños, niñas y adolescentes, como pasó en la última participación tuvo en el Congreso Futuro 2022, junto a la titular de la Defensoría de la Niñez, Patricia Muñoz(4).

En consecuencia, es una situación gravísima, a la que no se le puede bajar el perfil y no hacer nada al respecto, pero también estar muy atentos al uso que le está dando la ultra derecha negacionista y conspiranoide en Chile, que no tiene vergüenza en decir que todo esto responde a un plan de la izquierda, la ONU, del feminismo, la educación sexual integral y de lo que llaman torpemente como marxismo cultural, para legalizar la pedofilia.

Asimismo, no se puede no mencionar la profunda hipocresía de quienes se escandalizan por lo ocurrido en la Universidad de Chile, pero que no dijeron nada con lo ocurrido con Colonia Dignidad, con la Iglesia Católica, con el Sename y una cultura patriarcal del abuso, que aunque los sectores de ultraderecha lo nieguen, impone una masculinidad violenta que daña enormemente también a niños, niñas y adolescentes.

Por lo mismo, lo importante es poner en el centro los derechos de los niños, niñas y adolescentes, tomando en consideración que 1 de cada 5 de ellos ha sufrido abuso sexual de parte de un adulto, en donde 23% de estos es conocido de la familia(5), lo que nos obliga a generar políticas de protección de la infancia más fuerte y promover una cultura de los cuidados.

Paradójicamente, la nueva Constitución rechazada el 4 de septiembre señalaba que la erradicación de la violencia contra la niñez era de la más alta responsabilidad del Estado, otorgando derechos específicos a estos, a diferencia de la constitución actual impuesta en dictadura que no dice nada, pero lamentablemente las y los chilenos rechazaron ampliamente esta propuesta, lo que nos deja igual.

Dicho todo esto, que el año 2023 permita avanzar a Chile hacia una sociedad más justa e inclusiva, en donde los niños, niñas y adolescentes, así como otros grupos violentados históricamente, se les dé una voz real y se dejen atrás vulneraciones graves a sus derechos, que por lo visto, se intentan justificar incluso desde sectores intelectuales que uno esperaría que tuvieran una mirada diferente.

Esperemos, por tanto, que en la nueva discusión constitucional que se vendrá pronto en Chile, niños, niñas y adolescentes sean protagonistas y se les tome en consideración, para construir así un país distinto en donde no tengamos que enterarnos de situaciones tan repudiables como las de la Universidad de Chile.

(1) Declaración Facultad de Filosofía Y Humanidades
(2) Claudia Zapata Silva
(3) Pedofilia e infancia: ¿una relación posible?
(4) Olga Grau y Patricia Muñoz | Niñez Al Centro | Congreso Futuro 2022
(5) Encuesta revela: una de cada cinco personas dice haber sufrido abuso sexual siendo menor

________________________________________________________________

Sociedades pedófilas.

Por Mia Dragnic-García, Paloma Castillo-Gallardo y Raúl Ortiz-Contreras

I

Entre las palabras más buscadas en Internet, junto a “bono de invierno”, “IFE Laboral” y “pase de movilidad”, se encuentran en los sitios pornográficos, las palabras “jovencitas”, “hentai” y “teens”. Estas son algunas de las categorías preferidas para los hombres que buscan porno, mientras que, para las mujeres, los tópicos más frecuentes en el millonario negocio de la pornografía son “lesbianas” y “tríos”. La historia patria ofrece una variada gama de acontecimientos que dan significado a estas pesquisas cibernautas, y que hasta el día de hoy pasan desapercibidos en la cotidianidad de los noticiarios, imagine entonces lo que navega en el profundo, gris y secreto mar del deseo sexual de un individuo.

Es larga la lista de los placeres pedófilos que tiene una sociedad católica, conservadora, militarizada y patriarcal como la chilena. La figura del “macho desvirgador” y la erotización de la edad escolar son expresiones comunes -casi intactas- de una cultura que elabora imaginarios de atracción sexual adulta hacia las niñeces. Extensa ha sido también la polémica provocada por un tuit que calificó como “apología a la pedofilia” una tesis de maestría realizada el año 2016 en la Universidad de Chile. Ni siquiera el listado de los 42 sacerdotes chilenos condenados por abusos sexuales a menores, inauditamente publicado el año 2018 por la iglesia católica, causó tanto revuelo. Llama la atención que nadie se pregunte ¿cómo se llega a una tesis de este tipo que fue escrita hace seis años?

La alarma que todo esto ha causado es asombrosa porque convive con tantas formas de pedofilia que parecen no incomodar a nadie ¿Ha leído la denuncia de algún padre, por ejemplo, por haber encontrado un “sexi” traje de colegiala entre los disfraces de pollito que buscaba para su hije en una tienda de Halloween? ¿Qué tipo de disociación permite que una sociedad se alarme de tal manera por una investigación teórica y guarde diario silencio frente al abuso sexual sistemático de menores en instituciones estatales como el SENAME? ¿Sabía usted que en Chile 1 de cada 5 personas afirma haber sido víctima de abuso sexual en su infancia?

La escalada de esta noticia ha sido tal, que hasta el gobierno se ha manifestado preocupado y ha interpelado a la universidad, existiendo tantos pendientes en la agenda pública. ¿Qué fantasma, trauma o síntoma recorre el desespero y el espanto de una población que desata una cacería de brujas en contra de una profesora e invoca la censura por haber leído la dedicatoria de una mediocre tesis universitaria? A propósito de esta controversia, deberíamos estar hablando sobre los mecanismos económicos y culturales que sostienen la desigualdad, el machismo, la promoción de la pedofilia y hasta la pederastia en el Chile actual. ¿Por qué esto no está sucediendo y a cambio lo que parece ocupar todo el debate es un miedo descomunal a que proliferen los pedófilos por culpa de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile en una sociedad colmada de pedofilia? Es necesario llevar la discusión hacia reflexiones más sensatas y profundas, que participen en la articulación de una mirada crítica sobre la producción de conocimiento en las universidades y las políticas identitarias, por ejemplo.

II

Quizás el problema es que las tesis universitarias no son verdaderas producciones de conocimiento, pero no lo son hace mucho rato. Hoy se transforman en polémica porque aparecen desarrollando temas que desde tiempos remotos han circulado en la crónica roja de la vulneración a las infancias. Vulneraciones que no pueden pensarse en Chile como actos aislados, ni románticos, ni individuales, actos en los que ha habido concertación, aprovechamiento, comercio y explotación, redes que involucran a la iglesia, la PDI, a Colonia Dignidad, a políticos, pediatras, entre otros. Sin embargo, estos ejercicios de conjetura “académica” parecen tener el privilegio de desentenderse de todas esas sujeciones materiales que enmarcan el acto pedófilo, que se justifica mañosamente como parte de la crítica al adultocentrismo, y eluden la desigualdad inherente a la posición social de la infancia cuya dependencia no se performa con la simple declaración de protagonismo y autonomía. ¿Cuándo un tema se convierte en un problema de investigación?, ¿cuándo en un asunto político?

III

Lo interesante de esta controversia para nosotras, que la derecha probablemente provocó y/o que sabrá aprovechar muy bien, es que nos permite pensar cuestiones que parecen ser tabú en la discusión “académica” de las universidades, y también al interior del campo feminista, comunidades que, por cierto, no están ajenas a la desorientación profunda que existe en el pensamiento crítico contemporáneo. La banalización que permite aislar de sus condiciones de producción el acto de la pedofilia es parte del somnífero ejercicio de buscar en las prácticas sexuales (supuestamente transgresoras) una identidad política que busca reconocimiento. La política como pregunta por la sociedad que queremos ser, se reduce finalmente a lo que en ella nos está permitiendo hacer y de ahí que lo central termine siendo quien se acuesta con qué/quién y de qué forma. Lo más revolucionario que han propuesto las Ciencias Sociales en los últimos años parece ser el popper, feetfucking, BDSM todas prácticas pensadas como panaceas para la destrucción de la heteronorma y el patriarcado.

IV

La autonomía progresiva de niños y niñas es justamente el lugar en el que se ancla el debate respecto al papel de la sociedad en el cuidado de quienes son más frágiles: los que no tienen protección porque son dependientes de otros, económica y emocionalmente. Los niños y niñas aman, eso no está en discusión; pero a la sociedad toda le corresponde acompañar el espinoso trayecto que supone el encuentro con lo sexual y con el deseo objetivante del Otro. Esta es quizás la única pregunta política que contiene este debate y es la gran ausente en todo este sintomático escándalo que se ha generado. El peor escenario es la deriva punitiva que estamos percibiendo, el castigo, la censura o el identitarismo a secas y su régimen de cancelación. Estos son vuelcos hacia los rincones más turbios de la derecha y del conservadurismo chileno.

V

Hoy se abrirán debates impensables en torno a la censura, la posibilidad de dar o no cabida a temas en el espacio universitario: si están fundamentadas o sostenidas metodológicamente, si son especulaciones teóricas o ejercicios empíricos. Poco se hablará acerca de la ética de la producción académica o del desasosiego que produce el hastío de un tiempo en el que lo transgresivo y lo revolucionario se confunde y se pierde entre lo que cada individuo supone que es su única y definitiva identidad. Poco se hablará también del efecto siniestro que tiene en las víctimas de abuso sexual el gustito de provocar con significantes que reescriben la historia de violencia que para muchos y muchas tanto costó construir. Eso no importa en nuestros criollos “jardines de Academo”; lo del cuidado, la fragilidad y la fuerza común no alcanza a ser una ética para generaciones que no logran ver el efecto real del descuido.

Mia Dragnic-García, Socióloga y feminista, maestra en Estudios de Género
Paloma Castillo-Gallardo, Psicoanalista e investigadora Fondecyt de Infancias _m Raúl Ortiz-Contreras, antropólogo, maestro en Antropología Social

 

_________________________________________________________________

Logo La terceraTrabajos previos de masoquismo y traumas: ¿Quiénes son los autores de las tesis sobre pedofilia que sacudieron a la Universidad de Chile?

Roberto Gálvez, 28 de diciembre 2022

Mauricio Quiroz y Leonardo Arce escribieron dos trabajos que pusieron a la Casa de Bello en el ojo del huracán. Ambos ejercen, o al menos lo hacían hasta hace poco, funciones que involucraba a adolescentes.

______________________________________________________________________

Rectora Rosa Devés y polémica por tesis sobre pedofilia: “El problema es grave y hay que enfrentarlo”

Diego Muñoz Vives, Ex Ante, Diciembre 28, 2022
Desde su oficina en la Rectoría de la Universidad de Chile, la máxima autoridad de la Casa de Bello profundiza en los controvertidos trabajos. Pese a que “este momento no es el de emitir juicios académicos o éticos”, señala que hay que revisar “los límites de la libertad de investigación”. Sobre el fracaso de la Convención, dice que “el lenguaje fue uno muy especializado, a ratos de expertos, a ratos de activismo […] un lenguaje nuevo para la población, que no se entendió”.-¿Leyó las tesis sobre la pedofilia elaboradas en la Facultad de Filosofía y Humanidades que han causado tanta controversia?

-Las he leído y quiero aclarar que mi rol en este momento no es el de emitir juicios académicos o éticos. Sí, como lo publicamos el martes, definir un camino para la universidad. Es muy importante distinguir el rol de una rectora del rol académico que tiene una universidad. Ahora, sí es un tema que nos preocupa y sobre el cual vamos a actuar con la mayor de las responsabilidades.

-En el comunicado firmado por usted, se anuncian dos medidas: formar un comité de académicos para investigar lo ocurrido y una investigación sumaria que dé cuenta del desarrollo de las actividades de graduación. ¿Qué sanciones consideran?

-Primero hay que mirar desde la perspectiva académica y ética. Leer estas tesis en profundidad y juzgar los límites que tiene la libertad de investigación. Se ha alarmado a la población y la universidad tiene responsabilidad en eso. La universidad no tiene solo que liderar un juicio sino establecer también una posición.

-¿Cómo afecta este episodio al prestigio de la Universidad de Chile?

-Es importante cómo una universidad reacciona frente a un problema como este. Si bien estos procesos son de crisis, finalmente producen mejora y eso es fundamental. Los pasos que hemos dado no están orientados a cuidar una imagen, sino a resguardar la calidad intrínseca de la universidad.

-¿Este episodio amerita una revisión sancionatoria o más amplia de los estándares de académicos de la universidad?

-Estas son instituciones con reglamentos y vías bien definidas en el caso de las investigaciones sumarias. Pero uno no puede ahora anunciar ninguna sanción. No es que no exista, pero no corresponde ahora apuntar. Hay que ser cuidadosos y lo que uno haga podría no provocar mejoras.

Sobre el estándar académico, estas son dos tesis. Nosotros tenemos 120 programas de magíster, cada programa tiene muchos estudiantes, tenemos 38 programas de doctorados con un número importante de estudiantes. Graduamos 200 doctores al año. ¡Estamos hablando de dos tesis! No quiero decir que no sean importantes. El problema es grave y hay que enfrentarlo, pero no es el estándar general de la universidad.

-¿Por qué fracasó el trabajo de la Convención Constitucional?

-Es un hecho que la propuesta rechazada abordó muchas temáticas, y muy en profundidad, entonces había también múltiples posibilidades de que distintas personas estuvieran en desacuerdo con ciertos temas. Y sobre todo el lenguaje fue uno muy especializado, a ratos de expertos, a ratos de activismo, y que era un lenguaje nuevo para la población, que no se entendió.

El problema comunicacional es algo que hay que corregir, porque fue un tema importante desde el punto de vista del mismo texto. No así de lo que ocurrió por supuesto en los medios.

El “Acuerdo por Chile”, firmado por amplios sectores políticos, menciona un rol protagónico de las universidades. ¿Qué espera del nuevo proceso?

-Vamos a tener un rol sumamente importante. En el proceso anterior colaboramos mucho, más técnicamente. En esta vuelta, con el artículo 153 que les entrega a la U. de Chile y la U. Católica una responsabilidad que todavía debe reglamentarse y que puede convertirse en un espacio muy político. En ese sentido, todavía hay que reglamentar y definir ese rol, precisamente porque la participación es clave en los procesos y su legitimación.

-¿Plazos y fondos?

-De acuerdo a cómo está en este momento en el acuerdo, este proceso participativo se iniciaría el 19 de julio, al momento en que comienzan a trabajar los 50 nuevos convencionales, pero no estaría presente en el momento en que trabajan los expertos para producir el anteproyecto. Ahí hay un tema.

El Congreso nos va a encargar una tarea y nosotros tenemos que cumplirla, pero hay que definirla con mucha claridad. Universidad de Chile y Universidad Católica vamos a estar juntos en esto, y no me cabe duda de que las otras universidades. Al ser un proceso de tal importancia política y de legitimación, tenemos que estar muy de acuerdo.

-¿Qué espera del acto conmemorativo que hará la Administración Boric por los 50 años del Golpe?

-Sabemos que el Gobierno está pensando en enfocar esta conmemoración hacia una mirada a futuro. Creo que son momentos muy importantes para una comunidad multigeneracional como la nuestra. Esta conmemoración debe ser enfrentada resguardando la memoria, reconociendo el dolor que representó y con el compromiso hacia un país distinto donde esto no pueda nunca volver a ocurrir.

Para una institución formativa, esto es un momento clave y debe tener la mayor relevancia. Nos obliga a reflexionar, a conversar lo que es completamente necesario. A cohesionarnos y reconocer nuestros errores para proyectar un Chile distinto.

-¿Cree que los años restantes del Gobierno sean suficientes para cumplir con la promesa de fortalecimiento de la educación superior pública?

-Los desafíos son grandes y creo que van a tomar más de un gobierno. Pero dentro de todo hay que reconocer que ha habido continuidad en los distintos gobiernos en algunos elementos muy claves de las políticas, como la política de acceso a las universidades, que se instala con la Ley General de Educación Superior y le toca al gobierno de Sebastián Piñera implementar el sistema al Ministerio de Educación. Ahí vemos una política de Estado clara, ejemplar.

 ¿Son las cuotas de paridad de género un instrumento eficiente?

-Son eficientes y se requieren en algún momento para cambiar rápidamente composiciones y generar diálogos distintos. Sin embargo, hay que hacerlo con mucho cuidado. Ahora, es muy interesante que se esté convirtiendo en cultura y no en una obligación.

-Desde la Casa de Estudios se han pronunciado en más de una vez por el control de Azul Azul. ¿Cómo ve ese tema?

-Estamos siempre vigilantes, porque nuestros símbolos los tenemos que resguardar. Hay una preocupación, porque la imagen de la universidad en cuanto se transfiere al club sea respetada y cuidada. Nos estamos vinculando por supuesto. Tuvimos una conversación bien franca en la rectoría con Michael Clark, presidente de Azul Azul, y creo que vamos a tener una relación también bien franca. Es un tema que nos preocupa y nos ocupa.

-¿Cuál es la facultad real que tiene la casa de estudios?

-Hay que trabajar. No sé si es materia de golpear la mesa, sino de realmente transmitir la presencia de la universidad de manera importante.

______________________________________________________________________

Universidad de Chile “repudia” tesis sobre pedofilia y anuncia que abrirán investigación sumaria

por 27 diciembre, 2022

Universidad de Chile «repudia» tesis sobre pedofilia y anuncia que abrirán investigación sumaria

Crédito: Agencia UNO

Mediante un comunicado, la casa de estudios liderada por Rosa Devés reafirmó la misión de defensa de los derechos humanos, así como la protección de niños, niñas y adolescentes, afirmando que se tomarán medidas concretas para determinar la responsabilidad ante los hechos. “En el contexto de la discusión pública que han generado los trabajos de titulación y graduación de la Facultad de Filosofía y Humanidades, que abordan temáticas de pedofilia y pederastia, repudiamos categóricamente todo contenido que afecte y vulnere la dignidad y los derechos de niños, niñas y adolescentes y de cualquier otro grupo social”, dicen.

A través de un comunicado público firmado por la rectora de la Universidad de Chile, Rosa Devés, la casa de estudios afirmó que tomarán medidas para investigar el proceso de formación académica sobre la pertinencia ética y formativa de las investigaciones que se realizan en el establecimiento.

La tesis presentada en la Facultad de Filosofía y Humanidades, del año 2016, titulada “Pedófilos e infantes: pliegues y repliegues del deseo”, fue ampliamente criticada y lapidada en redes sociales, debido a su contenido que naturaliza la pedofilia.

También te puede interesar

En primer lugar, la universidad declaró que “en el contexto de la discusión pública que han generado los trabajos de titulación y graduación de la Facultad de Filosofía y Humanidades, que abordan temáticas de pedofilia y pederastia, repudiamos categóricamente todo contenido que afecte y vulnere la dignidad y los derechos de niños, niñas y adolescentes y de cualquier otro grupo social”.

Además, señaló que “esta rectoría asumirá con responsabilidad y decisión el análisis en profundidad de los hechos y sus consecuencias”.

Entre las medidas anunciadas, dijo que se formará un Comité de “alto nivel académico”, presidido por la Vicerrectoría de Asuntos Académicos e integrado por académicos de distintas facultades de la universidad, con el objetivo de examinar y pronunciarse frente a la pertinencia ética de ciertos temas de investigación, siguiendo los criterios y principios orientadores de la Universidad de Chile.

Además, se abrirá una investigación sumaria que asegure la calidad del seguimiento del desarrollo de actividades de graduación y que determine las responsabilidades académicas pertinentes, conforme con la normativa legal y reglamentaria.

Por último, el comunicado recalca y reafirma el compromiso de la casa de estudios con los Derechos Humanos, y especialmente en la protección de niñez y adolescencia.

“Como Universidad de Chile reafirmamos nuestro compromiso con los derechos humanos, en especial, con el respeto y necesaria protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, como ha sido a lo largo de nuestra historia”, concluye el documento.

  • [*] Este artículo describe o contiene elementos de un proceso judicial en curso. Existe la posibilidad de que los cargos o hechos sean desestimados al finalizar la investigación o el proceso, por lo cual NO se debe considerar al o los mencionados como imputados como culpables, o los hechos como fehacientes sino plausibles, hasta que la Justicia respectiva dicte sentencia.

___________________________________________________________________________

28 de Diciembre de 2022

Colegio de Profesores por tesis de la Universidad de Chile: “La pedofilia es un delito gravísimo, no se puede relativizar”

El magisterio expresó su molestia con los textos de dos ex alumnos de la casa de estudios, quienes se dedican a la docencia.

Por

El Colegio de Profesores de la Región Metropolitana expresó su repudio con la aparición de dos tesis de realizadas por ex alumnos de la Universidad de Chile, las que son acusadas de hacer una apología a la pedofilia.

Uno de los textos difundidos en redes sociales, que llevaba por título Pedófilos e infantes: pliegues y repliegues del deseo, fue realizado por Leonardo Arce para optar al grado de Magíster en Estudios de Género y Cultura en América Latina de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

En su perfil en el sitio Tusclasesparticulares -que fue cerrado tras la aparición de su tesis-, el licenciado en Filosofía se describió como “profesor de piano y música hace 17 años“, agregando que “doy clases tanto a jóvenes como adultos que vean la música como un hobby o como una profesión”.

A esto se sumó el seminario de título El deseo negado del pedagogo: ser pedófilo, realizado por Mauricio Quiroz para optar al grado de Licenciado en Educación Media con mención en Filosofía y Profesor en Educación Media con Mención en Filosofía.

De acuerdo a su cerrado perfil de LinkedIn, 2018 y 2019 hizo clases de filosofía en un colegio de La Cisterna y que desde marzo de 2021 trabajó en la fundación Cerro Navia Joven. También señaló que desde febrero de 2022 se desempeñó como profesor de debate en la Fundación Educacional Comeduc.

Rechazo del Colegio de Profesores

Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores de la Región Metropolitana, expresó su rechazo al contenido de las tesis, enfatizando que “la pedofilia es un delito gravísimo, no se puede relativizar”.

Compartimos plenamente el malestar y rechazo de estas publicaciones que relativizan la pedofilia, que es un delito y es una situación muy grave que afecta precisamente a quienes más debemos proteger y cuidar que son las niñas, niños y adolescentes y menores de edad”, expresó.

El dirigente agregó que “este tema no puede relativizar, nosotros como docentes, educadores, tenemos una postura muy clara y por eso nuestro rechazo a que se pueda avalar, en cierta medida, una situación tan grave como es un atentado sexual contra menores”.

Lo que más nos molesta es que una de las tesis es para postular al título de profesor y eso nos parece que es incompatible. Es incompatible tener una visión relativizadora de la pedofilia y al mismo tiempo ejercer la profesión docente, en eso tienen que haber límites muy claros, precisos y categóricos, y eso nosotros lo vamos a defender como docentes”, complementó.

Aguilar manifestó que “nosotros trabajamos con niños, niñas y adolescentes todos los días, por ello, sobre este tema es tan delicado e importante, que se tengan posiciones muy claras. La pedofilia bajo ninguna circunstancia es aceptable y eso tenemos que tener una postura clara y firme, la que como gremio la tenemos“.

El líder del magisterio de la Región Metropolitana pidió a la Universidad de Chile y a los involucrados en las tesis “dar explicaciones muy claras” sobre los trabajos académicos.

Mario Aguilar destacó que en el país unas 220 personas ejercen la docencia, comentando que “el porcentaje de denuncia de este tipo es ínfima”, lo que da cuenta de una comprensión general sobre el tema y una positiva formación profesional de los profesores.

_________________________________________________________________

Ex-Ante, Diciembre 28, 2022

Pedofilia: Revista de la Universidad de Chile publicó polémica tesis y profesora guía, Olga Grau, aparece en el Consejo Editorial

Ex-Ante
La tesis de Leonardo Arce para optar al grado de magíster fue publicada por la revista Nomadías, asociada a la Facultad de Filosofía de la U. de Chile, que en principio sostuvo que el texto cumplió con los requerimientos del proceso de evaluación académica. Según indica su página web, la directora de Nomadías es María Soledad Falabella, quien aparece como profesora asociada de la U. de Chile, y una de las 19 integrantes del Consejo Editorial es Olga Grau, profesora guía de la controvertida tesis.

Qué observar. La tesis de 2016 de Leonardo Arce Vidal para optar al grado de magíster mención estudios de Género y Cultura en América Latina en la U. de Chile se tituló “pedófilos e infantes: pliegues y repliegues del deseo”.

  • Sus dedicatorias, que han causado controversia al interior de la U. de Chile, eran: “Dedicada a los niños y niñas de deseo inquieto, para que alguna vez puedan tocarse y ser tocados sin miedo ni culpa”. La segunda, decía: “A los pedófilos de deseo culposo, para que exorcicen su malestar y sus temores por amar a quienes aman”.
  • En marzo de 2017 publicó una versión resumida de su trabajo en la revista Nomadías titulada “Pedofilia e infancia: ¿una relación posible?”.
  • Nomadías es una revista asociada a la Facultad de Filosofía y Humanidades de la U. de Chile, que, en principio, indicó que la tesis correspondían “a trabajos académicos de corte puramente teóricos” y “que incluso habida cuenta de lo discutible que resulta ser su contenido, cumplieron con los requerimientos del proceso de evaluación académica”.
  • En su página web aparece la siguiente descripción de la Revista: “Fundada en 1995, está adscrita al Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina de la Facultad de Filosofía y Humanidades. Es publicada anualmente en el mes de diciembre. Asimismo, contempla Números Especiales de carácter monográfico. Publica textos inéditos en castellano y consta de seis secciones estables sobre estudios críticos interdisciplinarios referidos a estudios de género, teorías feministas, estudios de sexualidades, feminismos, masculinidades, estudios de mujeres, estudios de biopolítica y estudios queer. Esas temáticas se abordan desde diversas disciplinas y ámbitos del saber, tales como, literatura, psicoanálisis, filosofía, ciencias históricas, estudios culturales, antropología, sociología, historia, ciencias políticas y educación”.
  • Prosigue: “Su Objetivo General es: Promover debates y discusión académica de punta, en relación a los estudios de género y las sexualidades desde perspectivas disciplinares, interdisciplinarias y transdisciplinarias. Sus Objetivos Específicos son: 1) Contribuir al desarrollo y consolidación de masa crítica nacional e internacional sobre los estudios de género en los ámbitos culturales y sociales. 2) Problematizar tópicos de la contingencia nacional e internacional que tienen relación con el lugar de las mujeres, las masculinidades críticas y el género en la sociedad. 3) Contribuir a posicionar la producción académica nacional y regional en materias relacionadas con los estudios de género y cultura. 4) Aportar a campos emergentes vinculados a epistemologías feministas, queer y de género”.

La profesora guía. Según indica la página web, la directora de Nomadías es María Soledad Falabella, quien en su perfil de Linkedin aparece como profesora asociada de la U. de Chile. Fue profesora del Magíster en Género y Cultura Latinoamericana hasta 2022, según la misma publicación.

  • En el actual Consejo Editorial (el artículo es de 2017), también de acuerdo al portal, aparece 19 personas, entre ellas la alcaldesa de Santiago Irací Hassler. Existe a su vez un Comité Editorial, que lo constituyen 32 personas.
  • En el Consejo Editorial también aparece Olga Grau, la profesora guía de la polémica tesis.
  • Según radio Biobío, Grau se tituló en 1968 como profesora de Filosofía de la U. de Chile y desde entonces se especializa en estudios de género, sexualidad y filosofía.
  • Es académica del Departamento de Filosofía y del Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina, siendo a su vez coordinadora del programa de Filosofía para Niños en la misma repartición.
  • Grau cuenta con un diplomado en el Programa para Niños de Montclair State Collage (Estados Unidos), es doctora en Literatura Hispanoamericana y Chilena de la U. de Chile y ha impartido diversas asignaturas de pregrado como “El Imaginario Infantil”, “Conceptos Básicos de Epistemología”, “Género, Feminismos, Sexualidades: Introducción Teórica e Histórica” y “Filosofía e Infancia”.
  • Biobío indica que en 2014 Grau participó en el número 102 de revista Caravelle, titulado Ciudadanía y formas de violencia: violencia de género en América Latina.
  • En el ensayo de su autoría, disponible en el portal de ciencias humanas y sociales OpenEdition, hace un vínculo entre los deseos sexuales de los niños y el impacto de la dictadura.
  • “El texto apunta a evidenciar la violencia que -a su juicio- significa el olvido social de los deseos sexuales de los menores, comparándolo con “el olvido político” a consecuencia de las violaciones de los derechos humanos tras el Golpe de Estado. Ambos, señala Grau, “representan formas de una violencia cultural y política””, indica el mencionado medio.

——————————————————————————————————————————————

_______________________________________________________________________

Editorial, El Mercurio
Viernes 30 de diciembre de 2022

Controversia por tesis académicas

El episodio en su conjunto no transmite la idea de un espacio de reflexión profunda, en que temas de esta complejidad se estén tratando con los estándares adecuados.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

PUBLICACIONES

Libros

Capítulos de libros

Artículos académicos

Columnas de opinión

Comentarios críticos

Entrevistas

Presentaciones y cursos

Actividades

Documentos de interés

Google académico

DESTACADOS DE PORTADA

Artículos relacionados

El capital en la nube

Somos humildes siervos de los señores de la nube: bienvenidos al tecnofeudalismo Un nuevo capital mutante ha matado y sustituido al capitalismo: el capital en la nube. No fabrica cosas, sino que se compone de dispositivos concebidos para modificar nuestro...

Leer en casa y ventaja escolar

Los niños que leen en casa con sus padres llevan medio curso de ventaja respecto a los que no lo hacen La diferente comprensión lectora forjada en el entorno familiar sobre los ocho o nueve años va abriendo una brecha que estalla en secundaria, advierten los expertos...

Share This