Izquierdas atrapadas en sus desaciertos
Octubre 3, 2020

Captura de pantalla 2016-09-02 a las 3.53.58 p.m. Carta de JJ Brunner, 3 de octubre de 2020

SEÑOR DIRECTOR

El cuadro de recriminaciones entre las izquierdas -ahora es más evidente su pluralidad- es patético; o sea, penoso, lamentable o ridículo. Acusaciones cruzadas, excusas de última hora, pequeñas rencillas y una completa confusión. La política reducida a una comedia de intrigas.

Finalmente, se ha vuelto en contra de las propias dirigencias de izquierda su absurda prédica de que cualquiera negociación constituye una oscura trastienda, equivale a una inmoralidad y representa un abandono del ideal. Ese constante repudio de los acuerdos electorales y la búsqueda de consensos tácticos -rechazados como prácticas características de la época de la Concertación- termina erigiéndose ahora como un obstáculo entre los mismos repudiantes.

Se acusan unos a otros de haber cedido a la vieja política, no estar a la altura de la pureza exigida por los principios y de haberse entregado a la cocinería donde, a espaldas de la gente, se actuaría movido solo por cálculo y astucia. El fantasma creado a propósito de ese tipo de sandeces está de regreso para confundir a la dirigencia que lo viralizó.

Nuestras izquierdas, pues soy parte de ellas, exhiben con todo esto una verdadera incomprensión de la política democrática, un alejamiento cada vez mayor de las lógicas transaccionales que le son inherentes y una rotunda inhabilidad para establecer equilibrios entre valores altruistas e intereses partidistas, entre testimonio y pragmatismo.

Más preocupante aún es la indefinición de ideas y la ausencia de propuestas que caracterizan a estas izquierdas. Se busca armar coaliciones sin ideología ni proyectos. Vacías por lo mismo de sustancia. Como si bastara con una unidad negativa: todos juntos para derrotar a la derecha. Lo que se justificó contra una dictadura no puede repetirse en democracia.

Ahora es imprescindible presentar ideas, definirse frente a los problemas, tomar posición ante la crisis, ofrecer un camino de recuperación económica y social, rechazar toda forma de violencia. En breve, hacer política en serio, formar alianzas con contenido, abrir un horizonte de cambios posibles y abandonar el temor a concertarse, a negociar acuerdos y a formular pactos que puedan sostenerse con argumentos ante la sociedad.

José Joaquín Brunner, académico UDP

 

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

PUBLICACIONES

Libros

Capítulos de libros

Artículos académicos

Columnas de opinión

Comentarios críticos

Entrevistas

Presentaciones y cursos

Actividades

Documentos de interés

Google académico

DESTACADOS DE PORTADA

Artículos relacionados

Los de arriba y los de abajo

Los de arriba y los de abajo "¿Es creíble que la polarización de las élites coexiste con una sociedad reconciliada?" José Joaquín Brunner, Viernes 08 de septiembre de 2023 ¿Es cierto que la clase política y mediática de la sociedad chilena se halla dividida al punto...

50 años: un trance histórico

50 años: un trance histórico En vez del espectáculo que tiende a la banalización, quizá los 50 años debieron haber sido un momento para guardar silencio y honrar la memoria de aquellos caídos y engullidos por el abismo. por José Joaquín Brunner, 6 septiembre, 2023 1...

Share This